Obama se queda en la Casa Blanca, ¿México debería celebrarlo?

Por: César Villalba

El martes pasado se realizaron las elecciones en Estados Unidos y Barack Obama resultó triunfador, logrando un nuevo periodo de cuatro años en la presidencia. En una votación que resultó menos cerrada de lo que se esperaba, hubo varios factores que intervinieron para que el presidente permanezca en el poder.

La semana pasada expresé a mis lectores la idea de que Obama resultaría triunfador porque aún conserva las características que lo llevaron a la presidencia hace cuatro años, pues su carisma y su visión modernista del mundo lo han llevado a conseguir simpatizantes de distintos perfiles.

Barack Obama representa la esperanza y la posibilidad de superación para un grupo históricamente relegado como lo es la raza negra, por lo tanto los latinos y la gran cantidad de minorías (por paradójico que suene) que habitan ese país, simpatizaron de inmediato con el personaje; así mismo, la fuerza y el interés por la juventud y lo contemporáneo, lo han acercado a las nuevas generaciones.

Otro punto que mencioné la semana anterior fue que Obama tiene excelentes habilidades diplomáticas, por lo tanto esas minorías de las que les hablo, creen plenamente en el discurso de que sus circunstancias mejorarán. El presidente sabe que los latinos sostienen buena parte de la economía estadounidense, es lógico que se esfuerce para ganar el apoyo de éstos.

En este sentido, México está involucrado plenamente con las promesas de Obama, pues la reforma migratoria y las condiciones de trabajo de nuestros compatriotas que viven allá son asuntos que se discuten desde hace años en la relación bilateral.

No me atrevería a decir si es bueno o malo para los mexicanos que Obama permanezca en la presidencia, pero creo que debemos darle un voto de confianza, pues aunque sean simples promesas, lo cierto es que él ha dado mayor importancia a los latinos de la que le dio cualquier presidente norteamericano anterior.

Resultaría obvio que hay que ganar la simpatía de los latinos para llegar al poder, sin embargo son sólo promesas, pues para Obama existen temas de mayor interés y a los que daría prioridad antes que a una reforma migratoria o a la discriminación, incluso el combate al narcotráfico.

Peña Nieto y Obama se reunirán antes de que el priista tome posesión de la presidencia y tocarán éstos temas, sin embargo puedo augurar que todo permanecerá como hasta ahora, pues a Obama le interesa hablar sobre sustentabilidad, desarrollo económico, energía renovable, nuevas tecnologías, etc.

Por lo tanto, los esperados acuerdos con el gobierno mexicano que supuestamente son de nuestro interés, resultan temas aburridos para el mandatario estadounidense; pues evidentemente México no cuenta con recursos para solventar los intereses de Obama.

De esta manera, la habilidad diplomática del presidente norteamericano hace posible sentir un cierto interés de su parte por arreglar la situación con México, aunque esto no entra en sus prioridades, se llega a percibir que lo está. Sin embargo, Obama no ha mostrado menosprecio por los latinos y ha hablado más de estos asuntos que cualquier otro mandatario.

En conclusión, creo que México puede estar tranquilo con lo que viene para los próximos años en cuanto a la relación con Estados Unidos, pues no habrá muros de la vergüenza ni nada parecido; las buenas intenciones que expresa Obama dan esperanza de que algo bueno pueda ocurrir, entonces merece que le demos la oportunidad de creer en él aunque todo quede solamente en promesas.

20121111-144514.jpg

Twitter: @PUrbanoch

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s