Los 50 Años de James Bond. Especial de Urbano IV

Por: Alonso Valencia**

La era de Sean Connery terminó, el actor buscó nuevas alternativas para su carrera cinematográfica y la producción estuvo totalmente de acuerdo.

Broccoli y el director Guy Hamilton se lanzaron a la búsqueda de un nuevo actor, entre la lista de actores estaba Michael Billington, quien después apareció como el villano Sergei Barsov en El Espía que Me Amo (1977), Julian Glover, Jeremy Brett (Svengali, 1954) y el ya veterano Clint Eastwood.

El productor se terminó decidiendo por un actor que ya tenía en mente desde hace años y que parecía tener experiencia en personajes de acción. Roger Moore, famoso por su papel de Simon Templar en la serie The Saint que duró 7 años en el aire (de 1962 a 1969) básica en la cultura popular del Reino Unido.

Moore trató de alejarse lo más posible a la interpretación de Sean Connery, el Bond del londinense siempre manejó un humor mucho más crudo que el del escocés y tratándose de alejar al estereotipo que se había creado en todos los filmes anteriores.

Live and Let Die fue el primer film de Roger Moore como el agente 007 y aportó una frescura a la saga, tratando de llegar a la generación de la década de los 70’s.

La cinta de Guy Hamilton fue una de las primeras en tratar de incorporar música popular, el encargado fue Paul McCartney con su banda Wings, creando un tema homónimo a la película que terminó siendo nominado al Academy Award por mejor canción original.

La película abordó en gran manera el contexto de la explosión de la cultura negra de la década y recaudó alrededor de 161.8 millones de dólares a nivel mundial en gran parte por la curiosidad del público en ver, a lo que parecía en el momento, el sucesor de Sean Connery después del fallido intento en incorporar a George Lazenby.

Roger Moore fue calificado por la crítica como el digno sucesor de Connery y un nuevo Bond mucho más fresco y ad hoc con la época.

The Man with the Golden Gun (1974) fue el noveno film de Bond y la segunda película de Moore como protagonista, contó con el reconocido Christopher Lee como el villano Francisco Scaramanga y se trató de abordar la crisis de energía de la época.

El filme fue calificado por la crítica como la mayor desilusión, gracias a que se desaprovechó la frescura de Moore y el humor plagó la película ignorando la acción característica de la serie, pero eso no alejó a Moore del papel y se convirtió en el actor con más películas dentro de la serie del 007, y aún faltaría su mayor logro como el agente 007… (continuará)

Twitter: @deadpixel_

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s