Las ambigüedades y lo inolvidable del 2012

Por: César Villalba**

Estimados lectores:

Estamos viviendo las últimas horas de este 2012 y el mundo no se acabó, pero más allá de eso, este ha sido un año con múltiples caras, nos tocó vivir momentos muy agradables pero también vimos tragedias y hechos dramáticos.

El mundo vive un momento muy complejo, mientras la iglesia trata de reivindicar a las almas perdidas, la guerra en oriente no se termina, la música, el deporte y el entretenimiento ofrecen cada vez más opciones para el público. El 2012 fue un año en el que esto se notó muy claramente.

En México también vivimos una dualidad muy fuerte, por un lado se dice que hubo un retroceso con la llegada de Peña Nieto y el PRI a Los Pinos, aunque desde otra perspectiva, puede ser una nueva oportunidad; pues si en el 2000 ya sacamos al partido tricolor del poder, en 2018 lo podemos hacer otra vez. El proceso electoral fue entretenido, la caída en la popularidad del priista fue impresionante pero el resultado no fue sorpresivo.

Barack Obama fue reelegido por los estadounidenses como su presidente, pero el voto de los latinos fue crucial para lograr la permanencia en la Casa Blanca, Obama tiene cualidades muy marcadas que lo llevaron a la presidencia en 2008 y las volvió a aprovechar en estas elecciones. Romney fue un gran competidor pero la fortaleza del demócrata lo sacó a flote y seguirá siendo el hombre más poderoso del mundo, aunque ahora tiene la complicada misión de evitar el abismo fiscal.

La visita del papa Benedicto XVI a México fue otro hecho inolvidable, pues el pueblo necesita una figura de identidad y de unión, sin embargo el señor Ratzinger nunca tendrá el peso específico de Juan Pablo II. La gente buscaba a Carol, sin embargo Benedicto terminó funcionando como un buen placebo para los mexicanos que buscan urgidos un líder espiritual.

El drama también estuvo presente con la tragedia de los niños asesinados en Connecticut e increíblemente la respuesta en algunos estados de la Unión Americana ha sido la capacitación a los profesores para el uso de armas de fuego. La violencia no se combate con violencia, aunque no es de sorprender que esto ocurra en un país en el que puedes comprar armas hasta en el supermercado.

Muchas personalidades del mundo artístico o deportivo se adelantaron en el camino de forma muy especial, sobre todo en este último mes; Jenny Rivera, “El Macho” Camacho y Miguel Calero podrían ser algunas de las pérdidas más impactantes. La intelectualidad mexicana también perdió a grandes exponentes de nuestra cultura como Ernesto de la Peña y el gran maestro Carlos Fuentes, pero su legado es invaluable.

Por otro lado, la luz de atletas como Usain Bolt y Michael Phelps asombran al mundo entero, algunos dudan de la condición humana de estos individuos, pues parecieran sobrehumanas sus cualidades. La medalla de oro en el fútbol y las demás preseas conseguidas en clavados, tiro con arco y tae kwon do fueron una alegría y una motivación para el pueblo mexicano.

En mi opinión, las medallas olímpicas y el triunfo de Peña Nieto son hechos que pueden mostrar que el país vive un buen momento o que de plano la crisis es profunda, todo en una dualidad, según el cristal con que se mire. El regreso del PRI es una oportunidad para consolidar la democracia o un retroceso, mientras que las siete medallas son históricas pero esa cantidad la ganan los estadounidenses en menos de un día de actividad olímpica.

Estos dos hechos reflejan la ambigüedad del 2012, por un lado la esperanza de mejoría, porque si se obtuvieron estos logros es porque se trabajó en ellos, sin embargo muestran que aún nos falta un largo camino por recorrer. México y el mundo tienen razones para festejar este fin de año, pero también mucho por reflexionar si se pretende cambiar el rumbo del país y de la humanidad.

El 2012 se ha terminado como el año de las ambigüedades, pero si podemos hacer conciencia, el 2013 será el año de las oportunidades; se debe aprovechar lo que se tiene, consolidar lo que se logró y aprender de los errores. La comunicación en el mundo nos brinda la gran oportunidad de mejorar.

Mis queridos lectores, me despido deseándoles lo mejor para el 2013 y con la esperanza de que este año que comienza sea mejor y se note el progreso, pues sería absurdo no hacer nada con todos los recursos que contamos.

Twitter: @PUrbanoch

Captura de pantalla 2012-12-30 a la(s) 13.14.14

Captura de pantalla 2012-12-30 a la(s) 13.14.23

Captura de pantalla 2012-12-30 a la(s) 13.15.15

Captura de pantalla 2012-12-30 a la(s) 13.15.22

Captura de pantalla 2012-12-30 a la(s) 13.15.30

Captura de pantalla 2012-12-30 a la(s) 13.15.39

Captura de pantalla 2012-12-30 a la(s) 13.16.51

Anuncios

Un comentario en “Las ambigüedades y lo inolvidable del 2012

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s