Por siempre Bowie

LA CUEVA DEL ERMITAÑO

Por: José Iván Ruiz Trejo**

 

David Bowie: el hombre, la figura y el mito. En todo momento su nombre siempre será sinónimo de genialidad, locura y misticismo. Mientras se acompañe su nombre a algo este se volverá “mainstream” y pasará a la historia por haberlo acompañado, aunque sea 5 minutos.

Bowie y los Kon-Rads. Bowie y el espacio. Bowie y Honky Dory. Bowie y la fama. Bowie y el amor moderno. Bowie y la navidad. Bowie y Mercury. Bowie y Stardust. Bowie e Iggy. Bowie y el cine. Bowie y Arcade Fire. Bowie y la soledad. Bowie y el retiro. Bowie y la leyenda. Todo nos lleva al mismo hombre que debutó en el mundo musical en 1967 y que alcanzó la cumbre de su carrera con el disco “The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars”. Nos había dejado desprovisto de su figura.

Pero a principios de este año nos vuelve a sorprender. Por mi parte tengo que decir que no esperaba la vuelta de Bowie. Muchos rumores sobre su estado de salud hacia que su vuelta fuera bastante improbable pero volvió. Y lo hizo con el nombre “Were are we now”. Bowie nos vio desde su planeta y empezó a ver que nos hacía falta.

Su nuevo disco “The Next Day” saldrá el próximo mes y ya ha causado estupor. Estuvo haciéndose en secreto durante casi dos años. Ninguno de los artistas invitados en la grabación podía decir nada. Bowie hizo que el mito de su renuncia artística creciera hasta que nos desencantaramos de él para que la vuelta sea como de los viejos amantes que no se han visto en mucho tiempo.

¿En qué forma estará Bowie después de tantos años? Bueno… la espera debe de valer la pena. Por lo pronto nos deja una desgarradora primera canción. Una que recuerda los viajes en tren a Poztdamer Platz (quizá la remembranza de aquellas idas con Iggy Pop estando casi borrachos por toda Alemania) y estancias en Nuremberg.

“Mientras haya sol. Mientras haya lluvia. Mientras haya fuego. Mientras este yo. Mientras estés tu”. Así acaba “Where are we now”. La ansiedad en los fans de Bowie es impresionante. La tengo, asi como la tuve abrazando mis copias de “Space Oddity” y “Tonight”, mis discos favoritos del maestro.

Ahora si puedo empezar a soñar despierto. Bowie ya no es Ziggy, ya no es aquel que cantaba “Let’s Dance” o “Changes”. Pero tampoco es alguien que regresa para darte vergüenza. Es el revolucionario. El que impacta con sus palabras, sus modas y su ritmo de canto. No hay que temer porque le guste a las nuevas generaciones. Es y será siempre… David Bowie.

 

Twitter: @eldesconocido

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s