30 Grandes Terceras Partes, Vol. II

Alonso Valencia

@deadpixel_

 

https://periodicourbanoch.wordpress.com/2013/04/24/30-grandes-terceras-partes-vol-i/

 

¡Por fin! La espera terminó, los astros se alinearon, y las “fallas técnicas” desaparecieron. Después de mucho preámbulo y expectativa, aquí está el volumen 2 de las 30 Grandes Terceras Partes.

En la primera parte revisitamos clásicos inolvidables como Rocky III, Los Muppets Toman Nueva York y películas menos significativas como El Padrino III.

Todo buen cinéfilo sabe que las segundas entregas siempre suelen ser las más oscuras, eso agradézcanselo al genio George Lucas y El Imperio Contrataca (poco tuvo que ver).

No les puedo asegurar que este segundo volumen sea más oscuro, pero antes de que me mienten la madre, sí les puedo afirmar que la calidad de las películas va subiendo (¡obviamente!). Les dejo de la 20 a la 11 de las mejores terceras partes de la historia.

¡Pero antes! Aquí está el aviso que me deslinda de toda culpa, y me salva de los comentarios puristas y las burlas sarcásticas que tanto afectan a mi persona (hasta creen)

OJO: Antes de que comiencen a leer, dense cuenta que en ningún momento mencioné que estas películas son la mejor de su serie, todo lo contrario, normalmente suelen ser el eslabón más débil de las sagas. Aunque por aquí podremos encontrar los extraños casos de las “3” que en verdad resultaron las mejores.

Aquí empieza el volumen II de las 30 Grandes Terceras Partes en la industria del cine

¡Acción!

 

20. Day of the Dead

(Dir. George A. Romero, 1985)

 

Day of the Dead

 

Romero, qué diablos sería del cine de Zombies sin Romero, tal vez no tendríamos clásicos inolvidables como Warm Bodies, House of the Dead, Resident Evil y todas esas inolvidables porquerías, pero ¡hey! viéndolo desde un lado positivo, a pesar de que los zombies ya plagaron la cultura pop a más no poder, también tenemos buenos ejemplos como The Walking Dead, Shaun of the Dead, Zombieland, 28 Days Later, Left 4 Dead, Dead Snow… ¡carajo! Cuanta chingadera de zombies tenemos hasta la fecha, y todo tiene que llevar “Dead” en el título.

En fin, tercera entrega espiritual en la saga “…The Dead” (con razón) del maestro del subgénero que esta vez pone a un grupo de científicos y militares atrapados en un búnker en pleno apocalipsis zombie. Sigue con los mismos postulados grupales de Night of the Living Dead y Dawn of the Dead para ofrecer una experiencia bastante buena, pero ni cercana a estas dos anteriores.

Maquillaje un poco irreal, y la falta de calidad de las primeras cintas del godfather of zombies se hace presente, pero aún así conservando la esencia que caracteriza al viejito.

Échensela en un maratón zombie y pónganse a discutir a ver quién sobreviviría más en una situación de esas, sabiendo que seguramente nadie de los presentes está preparado siquiera para los primeros diez minutos. Ya ven que nunca sobra tener su propio búnker en casa.

 

19. Red Dragon

(Dir. Brett Ratner, 2002)

 

Red Dragon

 

El Doctor Lecter regresa con más de sus exquisitas recetas culinarias en esta precuela de El Silencio de los Inocentes. Kudos al que entienda la cronología de Hannibal, pero si no está muy clara, ahí les va el desmadre: La primer cinta del famoso caníbal es Manhunter, en donde el papel lo tiene Brian Cox (El mentor culero de Jason Bourne), pero la película no está considerada como canónica, es por eso que queda descartada en esta ocasión.

Seguimos, El Silencio de los Inocentes (de las pocas veces que le atinan los encargados en bautizar títulos) es la primera película estrenada en cines, pero cronológicamente es la segunda después de Dragón Rojo (ven cómo cambia la cosa). Hannibal (la peor de todas) se estrenó años después de The Silence of the Lambs, pero en cuanto a trama es la última (Ojalá).

Red Dragon es la tercera en estrenarse, pero tomando en cuenta la línea de tiempo, es la primera (sin contar Hannibal Rising y similares, aunque Mads Mikkelsen es un gran Lecter).

Si siguieron éste pedo al pie de la letra, se ganaron una imagen mental de Buffalo Bill bailando al ritmo de Goodbye Horses.

Bueno, bueno, regresando a Red Dragon. La película dirigida por Brett Ratner (¿en serio?) es dramáticamente perfecta. Edward Norton la hace de precursor de Clarice, Voldemort la hace del psycho killer, y Philip Seymour Hoffman del reportero castroso (que nos brinda una memorable escena que enseña los peligros de jugar con Resistol)

El único logro cinematográfico decente del director, y una digna entrega en la saga del Doc Lecter  *Se va a escuchar Goodbye Horses*

 

18. Die Hard: With a Vengeance

(Dir. John McTiernan, 1995)

 

Die Hard With a Vengeance

 

¡Yipee Kai Yay, Motherfucker! Bruce Willis está de regreso interpretando al agente John McClane en otra de esas películas en las que una persona común y corriente hubiera muerto en los primeros 30 minutos de duración.

Si después de sobrevivir a un aeropuerto al mero estilo de ¿Dónde está el piloto? Y recorrer todos los pisos en un edificio Godínez con los pies llenos de vidrio no era suficiente, ahora el buen McClane tiene que atravesar media ciudad de Nueva York junto con Samuel L. Jackson (¿En dónde lo he visto antes?) en lo que sólo se puede catalogar como una cinta buddy cop.

El villano en está ocasión es nada más y nada menos que… ¡Simon Gruber! ¡Sí! El hermano perdido de Hans Gruber, el malo más malo de la primera Duro de Matar (Snape). El nuevo en el grande linaje de ardidos malhumorados es Interpretado por el master Jeremy Irons y su acento alemán que no convence a nadie.

Impresionantemente buena, Die Hard 3 logra llevar la tensión clásica de Duro de Matar a una ciudad completa, en una búsqueda por encontrar las múltiples bombas y amenazas del nuevo miembro de la familia Gruber que pondrán a Willis y todo el departamento de policía de cabeza.

 

17. Mission: Impossible III

(Dir. J.J. Abrams, 2006)

 

Mission Impossible III

 

¿Recuerdan Mission: Impossible II? si no, perfecto, pero si tienen solamente la menor memoria posible de ese gran desastre de John Woo (ese obsesionado con las palomas blancas), por favor elimínenla de su mente, ahora… ¡J.J. ABRAMS!

Las palabras mágicas que hicieron que Tom Cruise dejará de ser visto como el paranoico loco que saltaba en el sillón de Oprah Winfrey, y lo regresaron como el héroe de acción (un poco enano) que rompió el estereotipo “súper hombre cabrón musculoso”.

Ethan Hunt regresa en la búsqueda del MacGuffin más idiota de la historia, La Pata de Conejo (SPOILER: Nadie sabe nunca qué es, ni sabrá en toda su pinche existencia… ya ni el susurro de Lost in Translation); la única herramienta que salvará a Michelle Monaghan de morir en manos de los goons del bastardo Philip Seymour Hoffman (¿otra vez este dude?).

Múltiples referencias a la serie de televisión, múltiples referencias de J.J. Abrams, vueltas de tuerca, Felicity, persecuciones impresionantes, Cruise dejando el todo por el todo corriendo en las calles de China, Guión de Orci y Kurtzman, Simon MOTHERFUCKING Pegg, un gran villano, explosiones al por mayor y el negrito del arroz en la saga, Ving Rhames; todo eso y más pueden esperar de la épica Misión Imposible III.

 

16. Star Wars Episode III: Revenge of the Sith

(Dir. George Lucas, 2005)

 

Star Wars Episode III Revenge of the Sith

 

Ya preparado con mi flame shield, no me queda más que decir, que sí, efectivamente una de las infames precuelas de La Guerra de las Galaxias entró en la lista, pero ¿por qué no? Después de ver el Episodio I y el Episodio II, La Venganza de los Sith es orgasmeantemente buena.

Ya sabemos que la culpa es 100% de George Lucas, pero con el Episodio III logró dejar un tie-in decente con la excelente trilogía original.

A pesar de que no es perfecta, esta tercera parte de Star Wars deja un buen sabor de boca al mostrar por fin qué carajos le pasó a Anakin.

Dejando de lado el “enojo” de Hayden Christensen y 2-3 detalles como ver la idiota muerte de Mace Windu, o al emperador ser chupado por la fuerza hasta quedar con cara de Benedicto XVI, la película es visualmente impresionante y revive el tono obscuro del Imperio Contrataca (¡el desgraciado mata younglings, por dios!).

Dandole el cue a Duel of the Fates de John Williams, no queda más que volver a ver la batalla en Mustafar, la ejecución de la orden 66 y a Jar Jar Binks de fondo no diciendo ni una sola palabra (aunque la trivia indique lo contrario)

Lucas logró darle un buen cierre a su capricho, y por lo menos ofrecerle a los fanáticos, una razón para soñar todas las noches con Natalie Portman.

 

15. Lady Vengeance

(Dir. Chan-Wook Park, 2005)

 

Lady Vengeance

 

Resumida en cinco palabras, Lady Vengeance, Sympathy for Lady Vengeance o Chinjeolhan geumjassi es la venganza de los chinos, no ya en serio, esta multítulada cinta es la tercera entrega de la trilogía espiritual de venganza (puristas come at me) del cineasta coreano Chan-Wook Park.

Después de la magnífica Oldboy, y la medianamente decente Sympathy for Mr. Vengeance, Lady Vengeance no es más que otra historia de violencia al por mayor que cuenta la historia de Lee Geum-Ja, una chica que después de pasar toda su vida en la cárcel decide regresar y vengarse del hombre al que servía (al puritito estilo Gloria Trevi).

No tan buena como sus predecesoras, pero definitivamente cierra la “trilogía” de manera magistral sin perder el tono característico del director. Material extremadamente remakeable para Hollywood que seguramente la mayoría verá cuando esté dirigida por M. Night Shyamalan o un director del mismo calibre… I see dead corean people

 

14. Chasing Amy

(Dir. Kevin Smith , 1997)

 

Chasing Amy

 

Kevin Smith, genio, billonario, playboy, filántropo. La mente maestra detrás de películas extremadamente geeks y mal habladas como Dogma, Jay and Silent Bob Strikes Back, Jersey Girl, y la rompemadres Jersey Trilogy de donde sale Chasing Amy.

Probablemente sólo uno de los nerds más cabrones y underrated de la industria pudo hacer una película tomando una premisa tan tonta como lo es Clerks. Esos weyes que te han atendido en mil y un lugares, que seguramente le han escupido a tu café, se han pasado tu comida por las axilas, y muy probablemente no hayan terminado ni la preparatoria, es decir, tú en algún momento si fuiste empleaducho de cualquier lugar.

Pero bueno, Chasing Amy es la última de la trilogía y la idealización del sueño de más de algún comiquero (término que repudio con toda mi alma). Ben Affleck (¡aha! el mismito que se acaba de ganar el Oscar… y salió en Gigli)  y Jason Lee (Actualmente prostituido en Alvin y las Ardillas) son dos artistas del cómic que un día conocen a Alyssa, una chica de ensueño. Cual chick flick, Daredevil se enamora perdidamente de ella, sólo para descubrir que batea para el lado lésbico del campo (casos de la vida real).

Infestada de discusiones geeks de larga duración (como debe de ser), groserías por doquier, y sexo, sexo y más sexo (no del tipo Bernardo Bertolucci) Chasing Amy es la mejor parte de la Jersey Trilogy y nos deja preguntándonos ¿Por qué carajos Kevin Smith no es el Judd Apatow de la actualidad? *llora* JEDI BITCH!

 

13. Army of Darkness

(Dir. Sam Raimi, 1992)

 

Army of Darkness

 

Army of Darkness es la mayor razón por la que me niego a ver el remake de Evil Dead, simplemente porque no hay forma alguna en la que lleguen a alcanzar las secuelas a las que tanto amor puso Raimi, sí ese que prácticamente estableció el cine de superhéroes contemporáneo con Spider-Man 1 y 2 (omito la 3 por obvias y emo razones).

Tercera parte en la saga de Evil Dead, esta vez lleva a Bruce motherfucking Campbell al pasado, 1300 D.C. para ser exactos (Ay cabrón) con la sola tarea de poder robarse el Necronomicon. El problema está en que Ash (no precisamente Ketchum) la caga y suelta a una bola de esqueletos en el proceso (Ray Harryhausen Style), un lugar imborrable en la cultura pop y todo un culto detrás de la trilogía, todo en un sentón

Increíble lo que hizo Raimi al pasar del terror al humor negro y la aventura en una sola saga, muchos quisieran poder rehacer su propia película y darle un tono completamente diferente. Ahora si pudiera volver a rehacer Spider-Man 3, y quitarnos de encima al hipster Spidey a.k.a. Andrew Garfield, sería un logro completamente bienvenido

 

12. Skyfall

(Dir. Sam Mendes, 2012)

 

Skyfall

 

“This is the end, hold your breath and count to ten, feel the earth move and then, ley my heart burst again…” Inmortales palabras de Adele para describir Bond 23 (no tiene ni madres que ver) mejor conocida como Skyfall

La película de Sam Mendes también entraría en una lista de las mejores vigésimas terceras partes, pero como no me alcanza ni el tiempo ni el espacio, decidí agregarla… O tal vez puede ser porque es la tercera cinta desde el necesario reboot con el nuevo y galante Daniel Craig.

En la primera, Bond se enfrentó al temible Le Chiffre, interpretado por Mads Mikkelsen (¿otra vez este dude?), en la segunda y horrible parte se enfrentó al Cochiloco, y en esta nueva y overrated tercera película Bond se enfrenta a su villano más temido, la tercera edad.

El güero Craig renovó la saga desde sus primeros diez y extremadamente badass segundos en Casino Royale, sólo para que le tiraran el teatrito en Quantum of Solace (un movimiento de cámara más y eso se convertía en El Proyecto de la Bruja de Blair). En Skyfall y gracias a Mendes y a la bonita británica de allá arriba, los estudios por fin logran transmitirle el 007 a las masas.

Con una bellísima cinematografía, un gran soundtrack, y uno que otro español involucrado (What’s the most you ever lost on a coin toss), Operación Trueno… ahh no, Skyfall, nos deja una de las terceras partes más importantes en la historia del cine, dejando de lado la cuestionable mezcla entre el Bond de antaño y el nuevo 007 oxigenado y sin miedo a romperle la madre a quien se le ponga enfrente.

 

11. Goldfinger

(Dir. Guy Hamilton, 1964)

 

Goldfinger

 

Hablando del Bond de antaño… les ofrezco su Martini ¿revuelto o agitado? Así es, nada más y nada menos que Sir Sean Connery ocupa el puesto número 11 en la (ahora sí) tercera parte oficial del agente británico más reproducido en la historia.

El escocés fanático de nalguear a las chicas con las que compartía la trama, logró establecer una cierta franquicia de 23 películas hasta la fecha, con 50 años de existencia, precisamente con Goldfinger, y todo gracias a la exquisita voz de Shirley Bassey o probablemente al talento cinematográfico de Guy Hamilton que después desgastó poco a poco en otras 500 secuelas de Bond, cada una peor que la anterior (con notables excepciones)

Cómo olvidar a la sexy pussy galore, o la inolvidable escena con la chica dorada (no Pau Rubio) quién sabe cuántos kilates. Goldfinger marcó la pauta para todas las siguientes encarnaciones del agente secreto más famoso de la historia, y definitivamente catapultó a Henry Jones Sr. wink* wink* al estrellato,  definitivamente la mejor Bond de la historia, y la que tiene TODOS y cada uno de los estereotipos del agente 007.

Empezamos con zombies y terminamos con dos Bonds seguidos, así es esto del mundo del cine. Un día estás muerto y al otro eres un agente secreto especializado en el arte de la seducción.

Varios clásicos cinematográficos estarán presente en el último volumen de la lista con el top ten de las mejores terceras partes en la historia del cine.

No me queda más que despedirme y desear que la última vuelta sea más próxima que el intermedio sufrido en este segundo y “oscuro” volumen.

¡Corte!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s