Reseña: ‘World War Z’

Alonso Valencia
@deadpixel_

[Sin Spoilers]
Es difícil en estos días aportar algo nuevo al saturado subgénero de zombies. Tenemos desde la exitosa The Walking Dead en la televisión, hasta lo más cercano a una versión adolescente con Warm Bodies, pero sin duda Brad Pitt y Marc Foster lograron ensamblar una historia de suspenso de pies a cabeza y darle una vuelta interesante a los muertos vivientes que seguramente ya tienen hartos a más de uno (me incluyo).

La historia de la adaptación del libro de Max Brooks, se remite a hasta casi 6 años, en donde el mismo Pitt tuvo que verse las caras con Leo Dicaprio para quedarse con los derechos de la obra.
La súper producción fue fallida desde el principio al tener que recurrir al talento de cinco diferentes guionistas que sin duda lograron aportarle un poco de su estilo al film: Matthew Michael Carnahan (State of Play), J. Michael Straczynski (Thor), Damon Lindelof (Lost) y Drew Goddard (Cloverfield).

Por si fuera poco, a la mezcla perfecta para el fracaso, se incluyó un cambio drástico en la historia y su consecuente re-shoot completo del tercer acto, que obligó a los productores a excederse del presupuesto establecido.

Si la historia nos ha enseñado algo, es que comúnmente todos estos elementos dictan un fracaso en taquilla y una pésima película.

World War Z logra romper con este estereotipo a medias, porque la calidad de la cinta es definitivamente notable.

Desde el inicio, Guerra Mundial Z es un viaje que te mantendrá al borde del asiento, en una cadena de sucesos especialmente diseñada para que Brad Pitt escape de la muerte por un pelo en múltiples ocasiones.

El filme aborda la típica historia del brote de un virus desconocido que comienza a transformar a la gente en Zombies, nada nuevo que no se haya visto. La principal diferencia es que los no-muertos en esta ocasión son bestias voraces que dejan ver al mismo Usain Bolt, como un corredor de pésima categoría.

Los “zekes” como se les conoce en múltiples ocasiones en el film, tardan en convertirse en no más de 12 segundos, precepto que invita a una trama de acción intensa y extremadamente veloz.

Brad Pitt y su familia logran escapar de un “outbreak” masivo en Filadelfia, sólo para verse atrapados de nuevo en una situación similar.

Gracias a la ayuda del ejército siempre presente a lo largo de toda la cinta, y un contacto interno en la Organización de las Naciones Unidas, Gerry Lane (Pitt) que cuenta con un renombrado antecedente militar, es reclutado forzosamente por sus salvadores, para encabezar una misión especial en Corea y descubrir los orígenes del virus, todo esto con la promesa de mantener a su familia a salvo, en un portaviones en medio del océano.

El protagonista viaja de Corea, a Israel, haciendo una última parada en Escocia, no sin primero ser partícipe de una de las escenas con mejor ritmo que he visto en la historia del cine, a bordo de un avión repleto de pasajeros.

Suspenso y una acción perfectamente orquestada, hacen de World War Z, una cinta que sale del molde y tiene al espectador mordiéndose las uñas de principio a fin.

Como todo gran blockbuster, Guerra Mundial Z contiene una buena dosis de hoyos en la trama, algunos más notables que otros, que a fin de cuentas no arruina la experiencia cinemática sino hasta reflexionar sobre lo ocurrido.

La música de Marco Beltrami puede pasar a veces desapercibida en su totalidad debido a la naturaleza de la cinta. Al igual que los previos trabajos del músico, el soundtrack no es memorable en ningún sentido; sin embargo, el tema de Muse, Isolated System, queda como anillo al dedo y añade ese feeling de apocalipsis zombie, inquietante, necesario para la película.

En definitiva, es visible que el hombre al mando es el mismo Pitt, pero eso no demerita su actuación en ningún momento, ya que como ha demostrado anteriormente el multifacético actor, no hay papel que no saque a flote.

El reparto hace un gran trabajo al igual que el protagonista, y las masivas dosis de CGI no se pueden hacer esperar al ver en pantalla hordas inmensas de zombies que intentan atravesar un muro en Jerusalén.

Bastante impresionante, pero con dosis de película palomera, World War Z no falla en encontrar la solución a la trama y queda debiendo un poco en lo que parecía ser una historia relativamente fresca en el sobreexplotado subgénero.

Con magníficos easter eggs, algunos aparentemente casuales, ambiente perturbador, una trama que cumple a secas, actuaciones sólidas, uno que otro public placement de mal gusto, suspenso a todo lo que da, gore prácticamente inexistente, personajes bien fabricados, y buena dosis de terror, Guerra Mundial Z logra crear un apocalipsis zombie en el que a nadie le gustaría estar, a pesar de alejarse en gran manera a la obra original.

Dejando de lado las adversidades, la cinta logra destacar en su mayoría, cuenta con un ritmo perfectamente bien ejecutado y triunfa al presentar un giro más que bienvenido a la naturaleza del zombie, con emocionantes secuencias una tras otra, sin abarrotar de acción al espectador.

20130707-231951.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s