“AM”: Una buen redescubrimiento de la evolución de Arctic Monkeys

foto opinión ivan

 

Una banda que nació entre las púberes redes sociales como lo fue MySpace es Arctic Monkeys, el grupo inglés que surgía de los bares de adolescentes sin futuro musical y sin esperanza de encontrar a unos buenos líderes.

Nacieron con la idea de tocar por el simple hecho de hacerlo, sin ataduras, con la violencia natural de los sonidos urbanos. Y todo por un regalo de navidad. Porque así nace el rock, sin quererlo, simplemente experimentando y sacando todo lo que viene atrás de ti.

Hoy los Arctic Monkeys han pasado de los lugares malolientes a ser una de las bandas más significativas de esta generación monetaria, la que paga por los festivales y conciertos. De regalar demos en sus presentaciones hasta ahora sacar ediciones de vinil y cajas especiales. La banda ha entendido cual es su lugar en el mundo del rock ingles y está a punto de subirse en el trono como los mejores.

Y claro que lo están representando totalmente con su nuevo disco “AM”, donde el sonido de Alex Turner, Jamie Cook, Nick O’Malley y Matt Helders se ha vuelto más sofisticado, se oye el mundo que han recorrido y que ya no se cuecen al primer hervor, canciones más trabajadas, menos salvajes pero al mismo tiempo más directas. En sí, el disco es quizá el mejor trabajo de los Arctic Monkeys desde el “Favourite Worst Nightmare” del año 2007.

“Do I wanna know?” es la primera rola del disco… y si tengo que pensar en una temática general del disco es la soledad y la necesidad de estar con alguien. De empezar a extrañar tanto a alguien como para gritar, sollozar, ponerse borracho, drogado y buscar una respuesta. Un grito desesperado a una persona que no escucha ni ve el sufrimiento de la otra. “¿Cuántos secretos puedes guardar? Porque en este tono, he encontrado que me haces pensar en ti de alguna manera” se escucha en esta primera rola.

Como primer sencillo tiene un riff espectacular, un ritmo cadencioso pero eficaz. Turner se ha convertido en uno de los mejores vocalistas de la era. Cuando se tiene que oir ese penar de su dolor, “Podemos estar juntos si lo quieres tu”. Una diferencia de lo que puede oírse después en “R U Mine?” rescatando ese salvaje sonido de las primeras eras. De nueva cuenta esa duda metódica de saber si eres dueño del corazón de alguien o no.

“One for the road” es la prueba de quien está produciendo una parte del disco (Josh Homme de Queens Of The Stone Age), coros discordantes pero al mismo tiempo sencillos, las guitarras con tiempos bastante sincronizados.

En realidad es un estilo que funciona si los que lo tocan puede reprimir su propia rebeldía para darle forma a un mensaje mayor. “Arabella” sigue con el tono y “I want it all” deja entrever un poco que no han renunciado al estilo, solo lo han perfeccionado.

La balada “No. 1 Party Anthem”, prácticamente te obliga a buscar a una pareja y bailar con el cachete pegado y los brazos en la cintura. En realidad para mi es una de las mejores del álbum, recordando que el estilo de Turner (hasta en su forma de vestir) ha sido tirando al rockabilly. Y esta rola nos recuerda a esos grandes cantantes como Fabian o Bobby Vinton que rompían corazones en el escenario. Es por ello que su complemento “Mad sounds” baja completamente nuestras defensas para lo que será un poco de reflexión sobre las relaciones que tenemos.

Llega “Fireside”, una letra al estilo carta de amor donde quieres revelar toda tu frustración de la partida de esa persona especial. Un estilo de batería sin cambios relevantes te da la sensación de vacío permanente, lo que hace que las letras funcionen. Quiza el preámbulo para la mejor rola del disco, la cual también tiene ya un excelente video.
“Why’d you only call me when you’re high” sencillamente es la rola del disco. No solo por el mensaje tan directo de su lirica: “Ahora son las tres de la mañana y estoy tratando de cambiar tu opinión, dejándote múltiples llamadas perdidas y respondes a mi mensaje ¿Por qué siempre me tienes que llamar cuando estas borracho?” se queja Turner. Pegadora, y quizá ahora muchos la utilizaran para que sus ex borrachos los o las dejen en paz. Llamar borracho o drogado a alguien es simplemente universal.

“Snap out of it” vuelve a la tematica sentimental, solo que ahora de esperar a esa persona hasta que se le pase el enojo. “Knee Socks” contiene la participación musical de Josh Homme y ahí si es una buena mezcla entre este buen sonido que produce el líder de QOTSA y Arctic Monkeys. Termina el disco con quizá la canción totalmente desgarradora que es “I wanna be yours”, la suplica para que no te dejen, que sigas siendo de él.

Uno de los mejores discos del año sin duda. Arctic Monkeys aprendieron del error del “Humbug” de 2009 y de la poca presencia del “Suck it and see” del 2011. Hoy podemos decir que están de vuelta, que ya no solo bastaba con su nombre para apantallar sino que de verdad necesitaban un buen disco para sostenerlo y ahí están. No dejen de adquirirlo el próximo 9 de Septiembre en sus tiendas favoritas en línea o en físico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s