“Don Jon”: Un gran debut y las adicciones invisibles

foto opinión ivan 2

 

El primer trabajo de Joseph Gordon-Levitt parece haber pasado el corte de caja. Realmente se nota que el actor que ya está en las grandes ligas después de actuaciones como “500 days of Summer” (2009) o “Inception” (2010) podía con el paquete de una producción por lo menos independiente. Así que, no juzguemos un libro por su portada, tratémosla bonito y sumérgete en una historia bastante particular.

El gran Jon Martello es todo un seductor. Parece que su vida es bastante rutinaria: trabajo, familia, iglesia, amigos, mujeres lindas, sexo ocasional y… pornografía. Si, se oye bastante escabroso al principio, pero la explicación parece ser bastante plausible. El cree que ninguna mujer real lo hará experimentar lo que un buen video pornográfico lo incita. Una masturbada y de nuevo a la vida rutinaria.

Todo esto parece que ya no funciona en un punto, sobre todo cuando conoce a Barbara (Scarlet Johansson), una impactante mujer quien desde el principio rompe el molde de las relaciones de una sola noche de Jon. Tanto así que el acepta modificar toda su rutina para agradarle y convertirla en su novia… pero no la pornografía. El quiere convertirse en un ser normal para sus padres (genialmente actuados por Tony Danza y Glenne Headly) y su hermana (Brie Larson, a quien recordaran como la malvada Envy en “Scott Pilgrim” (2010) bastante cambiada), sus amigos y hasta su misma cabeza.

Y una de las “peticiones” de Barbara es la que Jon vuelva a la escuela y saque un diploma. En ese punto conoce a Esther (Julianne Moore) una mujer madura que parece tener bastantes cosas en la cabeza y que le da muchos dolores de cabeza al gran don Juan que se la quiere quitar de encima con sus molestas pláticas. Ella parece hacer las preguntas correctas en los momentos más inesperados.

Todo esto para ventilar el verdadero problema de Jon… su adicción a la pornografía. Es un real problema para el excitarse sin pensar en alguna situación típica de las cintas eróticas de internet. Solo puede pensar que eso lo aleja de sí mismo y deja su ser por unos momentos cuando ve un buen par de senos o un voluminoso trasero. Ni más, ni menos.

¿Es adicción cuando crees que puedes dejarlo? En ciertos momentos, las reacciones de Jon se me hicieron bastante similares a las de Michael Fassbender en la película “Shame” (2012). Crees que es algo normal, algo común… pero algo que puede destruir tu propio mundo cuando ves la realidad. Cuando uno lo deja y no se va con un experto, ese demonio volverá con mucha fuerza. Y ahí es donde podemos identificarnos con la cinta de Gordon-Levitt.

Cada quien puede pensar que un problema de adicción es normal si jamás nadie le ha dicho que lo es. Para Jon, la pornografía no solo es “realidad” sino inclusive una forma de vida saludable. “Todos los hombres ven pornografía. Todos se masturban viendo pornografía. Quien lo diga es un mentiroso”. Las frases se podrían cambiar por alcohol, cocaína o alguna nueva droga famosa. El golpe de conciencia que deja la cinta es profundo pero no le quita lo cómico de algunas de sus escenas.

Coincidir que, para mi gusto, es una demostración de lo que Johansson puede hacer en escena. Una de sus mejores actuaciones y que merece un pequeño guiño siquiera en los Golden Globes. El soporte actoral como el del amigo Bobby (Rob Brown) y el de una experimentada Moore (que se lleva la cinta casi al final) es de destacarse. Gordon-Levitt parece también darnos a entender que esta podría ser una autobiografía para aquellos hombres que han vivido por y para las películas porno.

Puntos negativos esta la edición. Creo que ahí le falto un poco de tacto a Gordon-Levitt y que debió de asesorarse mejor. Muchos cortes sin sentido, tratando de unirse con flashbacks, escenas reales de porno, alucinaciones. Si no estás muy atento perderás un poco del hilo de la cinta. El guión tiene ciertos hoyos y cosas muy predecibles pero son problemas normales de los novatos.
Una cinta que muchos podrían verla por morbo, pero no deja de ser bastante interesante el tratamiento del tema. Además, muchos hombres se sentirán identificados en varias escenas y en actitudes de este “Don Jon”, pero si esto sucede, deben de hacer un gran acto de consciencia, ya que hay algo en ellos que se va a sentir vació al final del filme.

Calificación: Buena. Actuaciones sobresalientes, buen ritmo y sobre todo un tema morboso que seguro llevara a los curiosos a las salas. Desgraciadamente no es material de Oscar pero si para convertirse en cinta de culto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s