“Dracula: La historia jamás contada”: Descafeinar un clásico

foto opinión ivan 2

La historia de Dracula es, quizá, una de las que se le ha facilitado a los directores de cine desde la creación de la industria. Recordar las grandísimas versiones de Murnau con Max Schreck que eleva al tope a la cinematografia clásica alemana o aquella de Universal Pictures de Tod Browning con Bela Lugosi inmortalizando la capa y el maquillaje palido. Quizá la que se le viene a la mente al psique colectivo es la aceptable versión de Coppola con Gary Oldman que nos dejo varias imágenes memorables. Pero hay que aceptarlo… no todos pueden captar al frio personaje como quisieran.

Hoy, el novato director Gary Shore nos presenta “Dracula: Untold” (2014) donde, como vemos en los primeros minutos de la cinta, sabremos cual es el motivo que Vlad Tepes tuvo para ir al camino de la oscuridad y aceptar ser un bebedor de sangre para toda su vida. Y sobre todo, el costo que tuvo al tener un gran poder en su cuerpo.

Si retomamos el pasado real de lo que fue el conde Vlad Draculea o Vlad Tepes, el hombre era de extrema crueldad con sus fieles y enemigos. Es cierto, vivió en la etapa de la avanzada otomana a Europa, donde los turcos se expandieron rápidamente por el occidente y el príncipe fue de los pocos que le hicieron frente a su gran poder. Pero no por nada, Vlad era conocido como “el empalador”.

El guión (hecho por más de dos personas) ahora nos relata que este príncipe hizo todo por amor. Tepes (interpretado por Luke Evans) es un hombre fiel a sus principios que ama a su esposa Mirena (Sarah Gadon) y a su hijo por sobre todas las cosas. Pero la presión del imperio turco comandado por Mehmed (Dominic Cooper) lo hará recurrir a la bestia que habita en la montaña más escalofriante de Transilvania.

Al no pagar el tributo de jóvenes soldados, Vlad pide ayuda a este monstruo (Charles Dance) quien le da una serie de instrucciones antes de darle a beber su sangre, que le dará el poder para derrotar a estos hombres. Aunque, las consecuencias pueden ser desastrosas para él y sus seres amados si no resiste la sed de sangre humana.

Tengo que admitir que la historia no es mala, pero no es para una película sobre el gran chupasangre que conocemos. Hubo un momento en el que pude olvidar que estaban hablando de Dracula, porque el transcurso de la historia es entretenido, a pesar de sus propios clichés. Complementa bien la idea de que no hay transcursos aburridos en su marcha y es muy digerible para todo el mundo.

Pero en el título lleva la penitencia. Comparar esta obra con otras cintas del mismo tema la lleva a su perdición. Pierde todo el sentido de la maldad el entender que hubo un trasfondo amoroso. No podemos compenetrarnos por completo cuando tenemos un contexto totalmente distinto que obtenemos de la cultura original. Un vampiro siempre se apegara a lo malvado, a lo prohibido y seductor, mientras que la cinta de Shore te roba esa malicia que buscas en el nombre “Dracula”.

Por lo demás, el ritmo no es malo y los efectos son bastante decentes. Pero sobrevivirá al tiempo por las cadenas de cable que la pasen en algunos años (o meses). Esta nueva moda de reescribir clásicos literarios o hacer “reboots” de historias entrañables debe de terminar de un momento a otro para nuestro bien.

Calificación: Regular. Es digerible, visible y en pasajes entretenida. Pero los fanáticos la destrozaran en los primeros veinte minutos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s