#CC14 Día Uno: El poder de la música ante el poder del clima

foto opinión ivan

La lluvia puede arruinar cualquier cosa al aire libre. Lo más simple como una fiesta familiar como un evento masivo puede cancelarse de un momento a otro por el riesgo a que el agua, el viento y las tormentas eléctricas puedan afectar a los presentes. La única diferencia entre los dos ejemplos es que en una fiesta familiar uno se mete a su casa… en un evento como el Corona Capital simplemente todos corren despavoridos a lugares donde no se debe.

Eso fue lo que sucedió el primer día del #CC14 en el Autódromo Hermanos Rodríguez. Tengo que admitir que me perdi la primera parte del festival, que las reseñas han aclamado a bandas como Biffy Clyro y el proyecto de Sean Lennon llamado “The Ghost of a Saber Tooth” mientras Kongos le hacia un cover a “Come Together”.

Fue al llegar al recinto que todo parecía aparentemente normal. La moda de este año fueron los shorts ajustados a pesar de la nube gris que se cernía en el cielo. Las flores en la cabeza, los lentes de pasta grande, los sombreros de tamaño mediano y los bigotes rebosantes ya son parte del colectivo de los festivales y eventos del ámbito hipster que en realidad son el 80% de los que asisten.

El primer escenario al que llegue fue al Corona, donde se presentaban las últimas canciones de Best Coast. La dulce figura de Bethany Cosentino se hacía sentir con las rolas “Do you love me” y “Boyfriend” despidieron a la banda que ya había tenido un problema con la guitarra de la vocalista, lo que hizo que el show no pudiera ser completo.

Fue así como, después de encontrarme con unos amigos, decidimos movernos a la primera banda esperada de la noche en el escenario Doritos: los geniales Weezer. Sin embargo pasamos un momento a la parte del Bizco Club, donde la mayoría de la gente que “creía saber de música” se la estaba pasando bomba. Jungle tenía abarrotado el lugar y no los decepciono.

En el transcurso de nuestra expedición al Doritos la lluvia empezó a caer de manera moderada a fuerte. Fue entonces que, como la naturaleza lo ha hecho durante millones de años, el agua se mezclo con la tierra para hacer fango y lodo. Ahí fue donde, invariablemente, las cosas cayeron a una angustiante pelea para llegar a los escenarios a la hora correcta.

Ya en ese punto pasar por los puesto de comida era todo un calvario. Mesas y sillas eran utilizados como puentes improvisados para el paso de las chicas con sandalias y hombres con tenis de tela. Por ahora, a muchos se les había arruinado la fiesta de la pose perfecta. Los melómanos teníamos que luchar por llegar a un lugar apretado para los chicos de California.

Por fin y con un cansancio y miedo a caerte y hacer el ridículo empezamos a oir la grandiosa guitarra y voz de River Cuomo.  A pesar de un setlist no tan completo, sacó grandes canciones como “Hash Pipe” “Beverly Hills” y la sorprendentemente (para mí que la tocaran) “If you wondering (if i want you to)” prendió a los espectadores que vivían lo mejor de la jornada hasta ese momento.

Fue entonces que se tenía que tomar decisiones. Escuchar a otra banda esperada como Massive Attack o moverse al escenario principal para vivir el espectáculo que era Zedd. Una decisión un poco errónea (porque no vemos el futuro) nos hizo quedarnos a ver a Adrian Thaws… pero la lluvia que se había quitado con Weezer volvió con mucho más fuerza.

No había pasado la primera canción cuando todos estábamos completamente empapados y extasiados con el ruido industrial de los oriundos de Bristol. Fue hasta la canción “Unfinished Sympathy” y tres truenos que cayeron cerca del escenario para que hubiera un comunicado oficial diciendo que se suspendían las actividades.

Entonces llegó el caos. Después de aquel anunció solo Zedd terminó su presentación y el silencio organizacional nos sorprendió a todos. Miles de personas tratando de escapar del agua que caia como balde de agua. Fue ahí donde la cordura se rompió y todos buscaban la salida para descansar un poco de tanta humedad que teníamos.

Se rompió el encanto por el clima y la falta de información oficial. Todos nos rendimos ante la incertidumbre. Después de abandonar el lugar y con el trago de no poder ver a Jack White, un joven se acercó diciendo que las actividades se reiniciaban. No dije mas… la verdad es que el plato fuerte estaba al día siguiente, y si quería estar fuerte ante ello, solo me quedaba secarse y volver a carga la pila.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s