Foo Fighters – “Sonic Highways”: Porque el hard rock no perderá nunca la esperanza

foto opinión ivan

Catalogar a Foo Fighters como “innovadores” sería un chiste de mal gusto. Ellos solo tocan rock lo más fuerte, pesado y rápido que pueden, sin perder en el acto el sentido de virtuosísimo musical que una legendaria agrupación debe de tener siempre. Dave Grohl ha sido tocado por los dioses de la voz y la guitarra para tener credibilidad en todo lo que hace.

Después de tres años de espera, “Sonic Highways” sale a la venta con una maquinaria mediatica impresionante. Una serie en HBO, toda una semana tocando con David Letterman y la expectación de sacar nuevas rolas cada semana en conciertos en vivo. Toda una presentación estelar para un disco que no podía decepcionar.

Y no lo hace. “Something from nothing” “The feast and the famine” y “Congregation” tienen el toque que la banda ha mantenido durante toda su carrera. Guitarras fulgurantes, una batería furiosa que en cada momento retumba en el interior de tus oídos y “crecendos” con extrema violencia musical. Simplemente siguiendo la línea de lo que un buen disco de hard rock debe de tener.

Cuando llegamos a “What did i do/ God as my witness” la agrupación estadounidense le vuelve a meter freno a sus intenciones con un poco de suspenso en sus riffs. La mano de Butch Vigg en los acompañamientos más aquel sentimiento de nostalgia a las grandes producciones setenteras del hard rock como Boston o Steely Dan rasguñan añoranzas de tiempos mejores. Ese efecto de una guitarra volando por los espacios armónicos es realmente bello.

“Outside” pone en marcha otra vez el ritmo cadencioso al disco. La banda de Grohl, Hawkins, Smear Shifflet y Mendel puede que ya no tengan la frescura de la juventud, pero si la experiencia de encontrar el momento perfecto de explotar en cada rola del álbum. La doble guitarra, tan poco experimentada en nuestros días, se siente a bocanada fresca en un mundo lleno de sintetizadores y cajas de ritmos.

Hay que anotar algo que Grohl advirtió en este disco: las canciones tienen duraciones superiores a los cinco minutos y cada una puede contar una historia totalmente distinta. “In the clear” parece ser un poco más de lo mismo en la carrear de los “Foo” con el toque orquestal, una de las menos afortunadas en un disco lleno de subibajas correctos.

“Subterranean” comienza como la balada del disco, melancólica “Empezare de nuevo, subterráneamente” es una frase que se diluye con el coro duplicado en la voz del rockero favorito de la escena. Todo esto para dar paso al gran final que es “I am a river”, un mensaje a los fanáticos más antiguos para proponerles sacar el encendedor y mover la cabeza en el momento que ellos crean correcto. Un paso más allá para rememorar los detalles intensos de tu vida.

“Sonic Highways” será una nueva excusa para los detractores de Grohl para atacar su falta de evolución. Pero… ¿Quién necesita que los Foo Fighters cambien sus ideas? Estos tipos siguen explotando su creatividad para sacar canciones que corearas a todo pulmon y que esperaras escuchar en vivo. El hard rock sigue teniendo esperanzas, mientras el mensaje sea escuchado por mentes con criterio para soportarlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s