“The theory of everything”: la vida después de la tragedia

foto opinión ivan 2

Uno de los científicos más reconocidos de la historia, sin duda alguna, es Stephen  Hawking. Su revolucionaria idea de la concepción del tiempo y el universo a través de la historia dio un nuevo avance en la física cuántica, incluso para hacerla relevante para los académicos de la gran Universidad de Cambridge. A pesar de las circunstancias por la enfermedad de la esclerosis lateral amiotrófica nunca perdió su capacidad cerebral.

Todo esto es bastante atractivo para los productores de Hollywood quienes buscaron durante varios años llevar a cabo la cinta sobre su vida. Hasta ahora llega “The theory of everything”, un relato que viene de una segunda voz, la de su esposa Jane Hawking. En algunos puntos, este tipo de historias son más predecibles para la superación personal, sin embargo, lo que nos muestra esta cinta está más allá del querer o no sentirse bien.

Situada a mediados de los sesenta, el joven Hawking (Eddie Redmayne, “The miserables”) y sus compañeros están a la mitad de su doctorado en física en Cambridge cuando conoce a la que sería su compañera de una larga y terrible vida. Jane ( Felicity Jones “The Amazing Spiderman 2”) verá lo mejor de un hombre que se ve irresponsable pero es extremadamente inteligente.

Pero la enfermedad degenerativa que sufrió por primera vez Lou Gehrig y que transforma la vida de Hawkins hará que aquella linda relación se convierta a veces en una pesadilla para ella. Por más que esos votos de su matrimonio sean prácticamente seguidos al pie de la letra, Jane sufre las consecuencias de vivir atada a un hombre que no puede valerse por si mismo.

Lo interesante de la película es esta nueva forma de conectarte con un personaje icónico de finales del siglo XX. El ver el lado humano siempre estará del lado correcto si el director que es James Marsh (“Man on wire”) logra explotarlo. Sin embargo, tiene varios fallos fundamentales para considerarla favorita en la próxima entrega del Oscar.

Viendo el lado objetivo, “The theory of everything” no aporta nada al género del biopic. Simplemente es otra cinta acerca de un hombre que es víctima de la naturaleza. Al voltear el enfoque a su esposa, lo único que hace es que tengamos un poco de resentimiento hacia ella más que compadecerla. Eso no mancha la gran actuación de Jones, quien va a saltar a las grandes ligas con esto.

Pero el caso importante es Redmayne. Podemos contar en decenas los filmes de hombres similares a los de Hawking (Dustin Hoffman en “Rain Man” o Daniel Day Lewis en “My left foot”), pero si se diferencia porque es demasiado creíble esta degradación de sus gestos, su forma de actuar o hasta su postura, que debió ser bastante incómoda conforme iba avanzando la grabación. Un portento de interpretación que debería hacer temblar la seguridad de Michael Keaton por la estatuilla dorada.

Calificación: Buena. Digna para nominación pero no para dar la sorpresa. Una historia humana, no solo del reto de sobrevivir ante la adversidad, sino de cuanto es el poder del aguante de una persona con otra. A pesar de que vimos “Amour” hace un año, no debe comparársela en ningún sentido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s