Cincuenta sombras de Grey

Mudanza II

Más de Lucía Camacho

Lucía Camacho

@luchiacamacho

Cincuenta sombras de Grey

(Fifty shades of Grey)

Estreno: 12 de febrero del 2015

Dirección: Sam Taylor-Johnsson

Protagonistas: Dakota Johnsson y Jamie Dornan

El señor Grey la recibirá ahora.

A veces uno juzga una película por su empaque. En el caso de Cincuenta sombras de Grey, por su sadomasoquista cubierta y hay casos en lo que estamos equivocados. Con Cincuenta sombras

estamos en lo correcto y a la vez no.

Desde hace años los libros escritos por E.L James han resonado en las gavetas de las mujeres solteras, casadas, divorciadas, comprometidas y cualquier estatus. Lo que se decía: una novela erótica para las amas de casa o mommy porn. 

Si eres como yo, que vio la película sin conocer el trabajo previo, te cuento: la historia se centra en Anastasia Steel (Dakota Johnsson), una joven estudiante de literatura inglesa que por ayudar a su mejor amiga, la suple en una entrevista con el millonario más codiciado del mundo, aparentemente, Mr. Christian Grey (Jamie Dornan). Con una empresa dedicada a las telecomunicaciones y algo de ayuda humanitaria, Grey a pesar de su estatus, parece no tener interés en alguna mujer. Nunca se le ha conocido una novia y jamás se le ha fotografiado con una mujer.

Por algún extraña atracción, invisible al ojo humano, Grey se ve innegablemente atraído hacia Anastasia o Ana, pa’ los cuates. Un café, una graduación y algunos regalos después, es suficiente para iniciar la relación. las reglas son sencillas: sin romance, sin amor, sin citas; el resultado: varias sesiones sexuales en donde algún puritano se sentirá incómodo, pero tampoco es de alterarse, no es nada que no conozcas y nada que sorpenda.

La principal falla de la película radica ahí, en las escenas de sexo, muy suavizadas para caer en la clasificación C.

Dakota Johnsson, desconocida hasta el momento, juega entre lo inocencia, la sumisión y la sensualidad. Le sale tan bien, que en momentos parece sosa y desesperante, pero es quien podría llevar la carga actoral. No crean que es la nueva Meryl Streep, pero cuando tiene enfrente a Jamie Dornan que aporta… su físico, bien podría parecerlo.

Dornan, un modelo convertido en actor, está falto de sustancia, él y la directora Sam Taylor-Johnsson (Nowhere boy, 2009), van por la película con la creencia que sólo con mostrar escena tras escena de su torso desnudo o de sus nalgas. saldría bien parado. Te podrás distraer por esa imágenes, sí, pero pudieron explotarlo más.

El filme tiene muchos momentos risibles, en varias ocasiones me encontré riéndome con algunas escenas. En fin, el paquete que la enorme máquina de marketing nos ha vendido es sexo hardcore, sensualidad en su máxima expresión, pero en el fondo es de lo más sencillo: una mujer tratando de salvar con su amor a un hombre que parece ser incapaz de sentir lo mismo.

Es una cinta entretenida, que sabe muy bien a quién va dirigida y no es pretenciosa. Cada uno de los involucrados sabía el producto que les encargaron. Tampoco vas pensando que es Kubrick, pero si te van a arrastrar a verla, al menos no la odiarás ¡Spoiler alert! El final es abrupto y un súper gancho para esperar con ansías y ver la secuela.

Como siempre, si quieres verla, ¡ve! Que nadie te quite ese derecho. Sin pena, siéntate en esa sala y disfrútala.

Las recomendaciones 

Del pequeño currículum de Dakota Johnsson podrás disfrutar The five year engagement. 

Jamie Dornan tiene un diminuto papel en Marie Antoinette de Sofia Coppola.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s